DESARROLLO HISTÓRICO DE SU OBRA

El primer libro publicado por Mayz Vallenilla es un estudio sobre La Idea de la Estructura Psíquica en Dilthey (1949). En 1956 sale a la luz la Fenomenología del Conocimiento, su tesis doctoral, que es una minuciosa y rigurosa investigación acerca del problema crucial de la constitución del objeto en el campo de la conciencia, a partir del estudio e interpretación de la Fenomenología de Husserl. Reeditada en 1976, esta obra tuvo una importante acogida entre los estudiosos de la filosofía de Husserl. Ha sido recomendada por Jean Wahl en sus cursos sobre Fenomenología en La Sorbonne y citada como un clásico por Herbert Spiegelberg en The Phenomenological Movement: A Historical Introduction. Alain Guy, en su Panorama de la Philosophie Iberoamericaine, se refiere a ella como una de las obras más fieles al pensamiento husserliano, dedicándole una sección especial. También es citada en varios artículos del Diccionario de Filosofía de J. Ferrater Mora. La interpretación de la obra de Husserl, presentada por Mayz Vallenilla en la Fenomenología del Conocimiento, introduce en el análisis de las complejas estructuras vivenciales que integran la urdimbre de la constitución del objeto en la conciencia. Mayz Vallenilla no trata de abordar todos los problemas relativos a las diversas y posibles constituciones del objeto sino que concentra su investigación en el problema de la constitución del objeto real, entresacando de las cuestiones adyacentes a este tema únicamente aquéllas que se encuentran en relación directa con él, como son los de la verdad y existencia en el objeto constituido.
Esta tarea es llevada a cabo extremando el rigor del procedimiento hermenéutico y atisbando allí donde el indicio textual proporciona ocasión adecuada para el desenvolvimiento del pensamiento husserliano, ya sea interpretándolo textualmente, o vislumbrando y completando lo que apenas se insinúa.
La Ontología del Conocimiento, publicada en 1960, es el primer intento, que a nivel mundial se hizo de una investigación ontológica-existenciaria del conocimiento, basada en el pensamiento de Martin Heidegger. Antes que una mera exégesis, tiene más bien el sentido de un esfuerzo hermenéutico.
El problema que esta obra aborda –el del posible diseño de una Ontología del Conocimiento– si bien está prefigurado en Heidegger, e incluso es posible filiarlo con su propio intento, es sin embargo una vertiente que, a la postre, el pensador alemán no desarrolla enteramente. Heidegger sienta las bases, prepara el terreno, e incluso señala sus posibles metas, pero el problema en cuanto tal no llega a ser tratado en la total dimensión que exige su propia contextura. La investigación de Mayz Vallenilla, por el contrario, se centra rigurosamente sobre el fenómeno en cuestión. En tal sentido, su intención no es otra que la de reasumir el caudal del pensamiento heideggeriano y, desde sus bases, plantear en forma explícita y temática los problemas inherentes a una auténtica y rigurosa Ontología del Conocimiento.
En El Problema de la Nada en Kant, de 1965, Mayz Vallenilla dirige su pensamiento hacia la noción de la Nada, que desde Parménides es una de las nociones fundamentales de la filosofía. Este libro toma como punto de referencia para centrar su análisis el tratamiento de la noción de la Nada que se encuentra en la Crítica de la Razón.Pura,.al final. de .la .“Analítica Transcendental”. A partir. de ello,.Mayz Vallenilla intenta fundamentar su propia tentativa de pensar la Nada desde el Tiempo... y, recíprocamente, de comprender el Tiempo desde el horizonte de la propia Nada. Es a partir de esta zona fronteriza, entre ella y los entes, haciendo hincapié en la diferencia ontológica, que la Nada alcanza a manifestar su negatividad positiva, originaria y absoluta. Con ello Mayz Vallenilla va más allá de los horizontes del pensamiento heideggeriano.